Incorporando a defensoras y defensores de derechos humanos a la tendencia mundial de los Planes de Acción Nacionales sobre Empresas y Derechos Humanos

21.10.2015

El diseño de Planes de Acción Nacional (PAN) sobre Empresas y Derechos Humanos es una vía importante para contrarrestar los enormes riesgos que enfrentan las personas defensoras de derechos humanos (PDDH) que trabajan en temas de responsabilidad empresarial. Desde la adopción de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos (UNGP, por sus siglas en inglés) en 2011, se ha generado una presión particular sobre las empresas para que, de forma autónoma, cambien sus políticas y prácticas como respuesta a los impactos negativos que se suscitan sobre los derechos humanos relacionados con actividades empresariales. 

This article is also available in English, here.

 

(Ginebra) – Por Sara Blackwell, Coordinadora Legal y Política, Mesa Redonda Internacional de Responsabilidad Corporativa (ICAR, por sus siglas en inglés)

El diseño de Planes de Acción Nacional (PAN) sobre Empresas y Derechos Humanos es una vía importante para contrarrestar los enormes riesgos que enfrentan las personas defensoras de derechos humanos (PDDH) que trabajan en temas de responsabilidad empresarial. Desde la adopción de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos (UNGP, por sus siglas en inglés) en 2011, se ha generado una presión particular sobre las empresas para que, de forma autónoma, cambien sus políticas y prácticas como respuesta a los impactos negativos que se suscitan sobre los derechos humanos relacionados con actividades empresariales. Así como las empresas mismas deben, por iniciativa propia, contribuir a la disminución de las amenazas a PDDH, es esencial el papel de los gobiernos en exigir e incentivar al sector privado a respetar los derechos humanos de las PDDH. El interés cada vez más global sobre los PAN constituye una oportunidad prometedora para devolver a los Estados la carga de cumplir con su deber de proteger los derechos humanos de los impactos empresariales adversos, ya que los PAN requieren que los gobiernos articulen compromisos hacia la adopción de leyes, políticas y programas que promuevan el respeto de las empresas por los derechos humanos.

Hasta el momento, seis países han publicado Planes de Acción Nacional y más de treinta se encuentran actualmente en diversas etapas del desarrollo del PAN. Aunque hasta la fecha un pequeño número de PAN ha abordado explícitamente a las PDDH como grupo vulnerable, todavía no se ha logrado la incorporación adecuada de defensoras y defensores de derechos humanos en el proceso y contenido de los PAN. Por ejemplo, mientras los Planes de Acción Nacional de Holanda, Lituania y Suecia no hacen ninguna mención específica a defensoras y defensores de derechos humanos, el PAN de Reino Unido aborda el papel de las embajadas en el apoyo a personas defensoras y compromete al gobierno a promover el acceso de éstas a la obtención de reparación. Asimismo, mientras el PAN de Dinamarca sólo menciona a PDDH en el contexto de gobiernos pasados, el PAN de Finlandia reconoce el importante papel que pueden desempeñar las defensoras y defensores en las evaluaciones de impacto sobre los derechos humanos y en la provisión de recursos legales. ISHR y otros actores han solicitado a Irlanda y Estados Unidos garantizar la participación de PDDH en la elaboración de los PAN y su protección en la materia, a la vez que instaron a Reino Unido a fortalecer las acciones y compromisos en relación con las y los defensores de derechos humanos en la revisión de su PAN (Reino Unido).

Todo indica que se publicarán cada vez más PAN en los próximos años. Las PDDH, y quienes trabajan para su protección, deberían aprovechar este creciente compromiso de los gobiernos en materia de empresas y derechos humanos para impulsar que los Estados rindan cuenta de sus leyes, políticas y programas - ya existentes-, de protección y apoyo a defensores y defensoras de derechos humanos. Así mismo, deberían evaluar, continua y públicamente, los procesos del PAN que ya están en ejecución, utilizando las lecciones aprendidas de la participación corporativa para presionar a los Estados a consultar, de manera significativa y transparente, en todas las etapas de desarrollo, implementación y revisión de los PAN, a las y los defensores de derechos humanos y las comunidades que representan. La comunidad de PDDH también debería contribuir con sus experiencias y conocimientos al movimiento de los PAN mediante la presentación de recomendaciones basadas en evidencia, que soliciten a los gobiernos incluir compromisos específicos, medibles, alcanzables y relevantes en cuanto a personas defensoras de derechos humanos. Tales compromisos serán diferentes dependiendo de muchos factores específicos del contexto, incluyendo si el país en cuestión es Estado anfitrión, Estado de origen o ambos.

Sara Blackwell es Coordinadora Legal y Política de la Mesa Redonda Internacional de Responsabilidad Corporativa (ICAR). Síguela en Twitter en @Sara_Blackwell..

Para más información sobre el papel de los PAN en el contexto de las PDDH, consulte El papel de los Planes de Acción Nacionales sobre Empresas y Derechos Humanos en el apoyo y protección de los Defensores/as de Derechos Humanos, de Sara Blackwell y Katie Shay,

 

En los días y semanas previas al Foro de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, ISHR publicará una serie de artículos por expertos emergentes incluyendo a personas defensoras de derechos humanos, a representantes de la ONU, a diplomas, a empresas y a ONG internacionales. Cada artículo incluirá un análisis del importante papel de las personas defensoras de derechos humanos y estará recopilado en una edición especial del Human Rights Monitor de ISHR, que se lanzará en inglés, francés y español el 9 de noviembre. Los puntos de vista expresados son personales y no necesariamente representan la posición de ISHR.

 

Category:

Topic
  • Corporate accountability
Country
  • Denmark
  • Finland
  • Ireland
  • United Kingdom
  • United States