El papel de las y los defensores de derechos humanos en promover el respeto de las empresas por los derechos a la tierra y al medio ambiente

23.10.2015

This article is also available in English, here.

Article disponible en français ici.

Por Brent Wilton – Director Global de Derechos en el Lugar de Trabajo (Global Workplace Rights), The Coca-Cola Company y David Bledsoe - Director Senior de Alianzas Corporativas, Landesa

This article is also available in English, here.

Article disponible en français ici.

Por Brent Wilton – Director Global de Derechos en el Lugar de Trabajo (Global Workplace Rights), The Coca-Cola Company y David Bledsoe - Director Senior de Alianzas Corporativas, Landesa

Gracias al trabajo y la valentía de muchos defensores y defensoras de derechos humanos en todo el mundo, las empresas están empezando a comprender la importancia de respetar los derechos humanos en relación con la tierra que ellas o sus proveedores arriendan, utilizan o impactan. A medida que sus operaciones y cadenas de suministro se extienden a muchos de los países donde ISHR tiene socios -desde Camboya hasta Colombia-, hemos solicitado a The Coca-Cola Company que hable sobre la importancia de trabajar con la sociedad civil para alcanzar su meta de “cero apropiación de tierras”.

La “licencia social para operar” no es algo que una empresa solicite y obtenga en una oficina gubernamental local; hay muchos factores que influyen en su otorgamiento o denegación. Uno de ellos es el respeto a los derechos sobre la tierra (o la falta de) en las comunidades aledañas a las cadenas de suministro, incluidos los terrenos adquiridos por los proveedores. Los derechos – eficaces y seguros - sobre la tierra deben ser legal y socialmente reconocidos, bien definidos, ejecutables, de largo plazo, transferibles, capaces de administrar los cambios en la estructura de las familias y comunidades, así como deben ser equitativos y aplicables tanto para mujeres como hombres.

Para que haya un desarrollo económico sólido y medios de vida sostenibles, es importante que los derechos sobre la tierra estén asegurados y sean exigibles para las comunidades y pequeños propietarios individuales. Contar con derechos consolidados estimula las inversiones en la tierra, fortalece la administración ambiental y aumenta considerablemente el bienestar de los hogares, sobre todo cuando las mujeres tienen derechos sobre la tierra. Por el contrario, cuando los derechos sobre la tierra son insuficientes o mal administrados e implementados, la comunidad y los usuarios individuales de tierra resultan perjudicados. Estas poblaciones agraviadas pueden representar riesgos importantes para los inversionistas. En este contexto, el respeto de los derechos locales sobre la tierra no es filantropía corporativa. Es gestión eficaz de riesgos, buen negocio y lo que debe hacerse.

A finales de 2013, The Coca-Cola Company se comprometió a una tolerancia cero con la apropiación de tierras. Teniendo en cuenta que en algunas partes del mundo el 90% de la tierra es indocumentada y la gobernanza de la tierra es casi inexistente, cumplir con el compromiso no resulta tan fácil como redactar una política corporativa. Cualquier política empresarial de ésta índole encuentra complicaciones al enfrentarse con la realidad de la implementación y el hecho de que, en muchos países, no existen leyes y reglamentos de tierras claros. A menudo, los gobiernos carecen de la capacidad o los recursos necesarios para hacer cumplir los reglamentos existentes. Los programas gubernamentales para documentar y proteger los derechos a la tierra por lo general requieren de, como mínimo: nuevas leyes y reglamentos o reformas legislativas, conocimientos especializados, capacidad y sistemas para resolver conflictos y un proceso consultivo que incluya a los usuarios individuales y a las comunidades.

Bajo cualquier esquema de formalización y protección de los derechos sobre la tierra, es el gobierno quien, idealmente, debería tomar el liderazgo. Sin embargo, hay una responsabilidad de las empresas de mantener y respetar los derechos legítimos  - aunque a veces informales - de las y los usuarios de la tierra - incluso cuando el gobierno no sea capaz de proporcionar el entorno propicio. En el último año y medio de trabajo sobre derechos sobre la tierra, la Compañía se ha centrado en desarrollar conocimientos y capacidades internas, estableciendo las políticas necesarias y relaciones con ONG aliadas, embotelladores y proveedores en el trabajo hacia un respeto más sólido y más coherente sobre los derechos territoriales.

Como parte de este compromiso, The Coca-Cola Company, en muchos casos asociada con Landesa, está realizando estudios en 28 países, centrados en los derechos sobre la tierra, el trabajo infantil y el trabajo forzoso en la cadena de suministro del azúcar, reconociendo el azúcar como materia prima en riesgo a nivel mundial por cuestiones de derechos sobre la tierra. Este esfuerzo es más difícil de lo que parece, ya que la Compañía no compra tierras para caña de azúcar y tampoco controla directamente las inversiones de tierras relacionadas con el azúcar. Como resultado, el enfoque para lograr un cambio real tiene que ser el de colaboración, conducido y adaptado localmente. Con la licencia social en la balanza, la coordinación entre los actores interesados y grupos de la sociedad civil debe estar en el centro mismo del trabajo.

Los dos primeros estudios corresponden a Colombia y Guatemala y han sido publicados en el sitio web de The Coca-Cola Company; varios más serán publicados hacia inicios de 2016. Estos estudios son importantes para impulsar la comprensión interna sobre las políticas de la empresa y le permiten a la Compañía una mejor prevención o mitigación de posibles violaciones futuras, en colaboración con nuestros embotelladores, proveedores y otros actores clave. El objetivo de los estudios es llevar a cabo una revisión rigurosa de la cadena de suministro de Coca-Cola e investigar la situación general de la industria. En Guatemala, por ejemplo, todos los ingenios azucareros autorizados que abastecen a la Compañía participaron en la investigación. Más de 30 organizaciones clave que intervienen en el sector del azúcar o se centran en sus temas clave fueron consultadas y 579 trabajadores fueron entrevistados.

Para el estudio-país sobre Brasil, que se publicará en los próximos meses, Landesa desarrolló herramientas para que sean aplicadas por las y los investigadores a la hora de hablar con las diversas partes interesadas con el afán de entender mejor el uso, los derechos y la seguridad de la tenencia de la tierra. Fueron elaborados cuestionarios específicos por tipo de actor clave, desde pequeños productores y dueños de propiedades adyacentes hasta sociedad civil y funcionarios del gobierno local. Mientras que los estudios pueden revelar prácticas existentes que necesitan ser reparadas o incluso revelar la necesidad de medidas totalmente nuevas, también proporcionan información sobre las buenas prácticas que pueden ser mejor replicadas y ejecutadas.

En la India, antes de la preparación del estudio de país hecho por la empresa,  la Compañía buscó a Landesa para ayudar a ampliar el conocimiento de sus empleados sobre los derechos nacionales y estatales sobre las tierras. Es un gran desafío navegar por las complejidades del derecho a la tierra en la India, dadas las disparidades existentes entre leyes estatales y reglamentos, que a su vez se superponen con diferentes normas históricas y culturales. Landesa está apoyando a atravesar estos temas, comenzando por un entrenamiento de un día de duración para el personal interno y otra sesión de un día de duración para las empresas de investigación.

Los derechos sobre la tierra son cada vez más un área prioritaria, tanto para las comunidades de desarrollo como para las empresariales. A pesar de que nos enfrentamos a un panorama de leyes muchas veces confusas o mal aplicadas, las empresas deben encontrar la manera de hacer lo correcto. Afortunadamente, este panorama también está abriendo paso a nuevos enfoques, nuevas tecnologías y nuevas alianzas, como la que existe entre The Coca-Cola Company y Landesa. Todos estos esfuerzos nos ayudan a avanzar en la dirección correcta hacia nuestro objetivo colectivo de “cero apropiación de tierras” y el respeto de los derechos humanos.

 

En los días y semanas previas al Foro de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, ISHR publicará una serie de artículos por expertos emergentes incluyendo a personas defensoras de derechos humanos, a representantes de la ONU, a diplomas, a empresas y a ONG internacionales. Cada artículo incluirá un análisis del importante papel de las personas defensoras de derechos humanos y estará recopilado en una edición especial del Human Rights Monitor de ISHR, que se lanzará en inglés, francés y español el 9 de noviembre. Los puntos de vista expresados son personales y no necesariamente representan la posición de ISHR.